Descripción

URBAM ofrece un innovador servicio en materia de adjudicación de inmuebles en remate judicial, acercando a inversionistas inmobiliarios al mundo de los remates judiciales, cubriendo dicho proceso de forma íntegra, en su aspecto jurídico-procesal y evaluación comercial.

Para lo anterior, distinguimos una fase previa al remate, coetánea al mismo y posterior.

1) Fase previa. Evaluación comercial y jurídica. En esta fase, nos encargamos de revisar exhaustivamente todas las publicaciones de los remates judiciales que se encuentren actualmente en proceso, a fin de seleccionar los más atractivos, para así elaborar un completo informe comercial del inmueble, incluyendo entre otras su valor comercial, condiciones del entorno, fotografías del entorno, condiciones de uso de suelo, postura mínima fijada por el tribunal, plazo para pagar el saldo, gastos comunes que el inmueble adeude, etc. A lo anterior, se suma un informe jurídico, en el cual se estudia el estado procesal del juicio, con el objeto de evitar que vicios de este último, puedan afectar la correcta adjudicación del inmueble por parte del inversionista. Añadimos además, un informe simplificado de los títulos del inmueble, para evitar algún riesgo legal en la adquisición del inmueble.
Hecho lo anterior, se presentan dichos informes a inversionistas, para su evaluación respectiva.

2) Fase coetánea. En caso de interés en participar del proceso, el inversionista nos otorga un mandato, a fin de que un abogado de Urbam comparezca a la subasta y efectúe las pujas correspondientes, en atención al monto que de forma preliminar el inversionista determinó pagar por el inmueble. Lo anterior, para efectos de que la adjudicación del bien raíz que se remata, se realice de la mejor forma posible, Ello, sin perjuicio, de que el inversionista puede decidir comparecer personalmente, acompañado por uno de los abogados de Urbam.

3) Fase posterior. En caso de adjudicación del inmueble para el inversionista, nuestros abogados se harán parte del juicio en representación del adjudicatario, encargándose entre otras de redactar la escritura pública de adjudicación en remate, solicitar el alzamiento de todos los gravámenes que tenga el inmueble, hasta la inscripción a nombre del Inversionista, en el Conservador de Bienes Raíces respectivo, haciendo entrega de los certificados e inscripciones correspondientes.
En caso de que el inmueble esté ocupado, realizaremos las gestiones judiciales tendientes a obtener el desalojo y posterior entrega material del inmueble al adjudicatario, libre de todo ocupante.